1 mar. 2014

Reseña: El ladrón del rayo (Percy Jackson y los dioses del Olimpo 1) - Rick Riordan

¿Qué pasaría si un día descubres que, en realidad, eres hijo de un dios griego que debe cumplir una misión secreta? Pues eso es lo que le sucede a Percy Jackson, que a partir de ese momento se dispone a vivir los acontecimientos más emocionantes de su vida. Expulsado de seis colegios, Percy padece dislexia y dificultades para concentrarse, o al menos ésa es la versión oficial. Objeto de burlas por inventarse historias fantásticas, ni siquiera él mismo acaba de creérselas hasta el día que los dioses del Olimpo le revelan la verdad: Percy es nada menos que un semidiós, es decir, el hijo de un dios y una mortal. Y como tal ha de descubrir quién ha robado el rayo de Zeus y así evitar que estalle una guerra entre los dioses. Para cumplir la misión contará con la ayuda de sus amigos Grover, un joven sátiro, y Annabeth, hija de la sabia Atenea. 
El ladrón del rayo da comienzo a una apasionante serie de aventuras sobre un mundo secreto, el mundo que los antiguos dioses griegos han recreado a nuestro alrededor en pleno siglo XXI. 



 
Hace bastante tiempo que ando escuchando palabras maravillosas acerca de la saga de Percy Jackson, pero, a decir verdad, el hecho de que fuese un libro tan fino hizo que no me esperase demasiado de este libro, además de que pensé que sería un tanto infantil, ya que el protagonista tiene 12 años, por lo que he estado aplazando esta lectura durante bastante tiempo. Y, después de haberlo leído finalmente, he de decir que me arrepiento profundamente de no haberlo devorado en cuanto lo tuve entre mis manos. Si nadie aun había dicho nada malo de este libro, era por algo. Y yo lo he podido comprobar de primera mano.

Percy Jackson es un chico bastante problemático, lo que ha provocado que haya sido expulsado de seis escuelas diferentes en seis años. Es hiperactivo, disléxico, y vive interno en el colegio Yancey donde solo tiene un amigo, Grover. No ve mucho a su madre, a la que adora, y, por suerte,tampoco a su padrastro, un hombre repugnante. La vida de Percy da un giro de 360 grados al llegar al campamento para mestizos, donde descubre que es un semi-dios, hijo del mismísimo Poseidón, y donde conoce a un montón de chicos como él. Percy se verá obligado a enfrentarse a una infinidad de peligros, problemas y criaturas mitológicas para evitar una guerra entre dioses que podría suponer el fin de la humanidad. 

"Poseidón, sacudidor de tierras, portador de tormentas, padre de los caballos. Salve Perseus Jackson, hijo del Dios del mar."-Quiron

El ladrón del rayo ha sido un libro que habría leído de una sentada si hubiese podido. La historia está en continuo desarrollo,  no encontrarás  escenas lentas ni descripciones pesadas. El autor sabe cómo hacer que quieras pasar una página tras otra, terminando el libro sin apenas darte cuenta.  Lo que más me ha gustado sin duda, a parte de los comentarios que hace Percy, que más de una vez me han sacado una sonrisa, ha sido la mezcla de personajes mitológicos con nuestra sociedad, describiéndolos de una manera que te hace creer que realmente es posible que estos seres estén camuflados entre nosotros.  
En cuanto a los personajes, mi favorito ha sido Grover, el sátiro guardián y mejor amigo de Percy, que muestra en todo momento su lealtad hacia este, estando siempre a su lado por muy grave que fuese la situación. Annabeth, hija de Atenea a quien Percy conoce en el campamento para mestizos, ha estado también a la altura, dejando atrás sus diferencias con Percy (Atenea y Poseidón no se llevan nada bien) y acompañándolo en su misión junto con Grover. Tengo que decir que he llegado a sentir verdadero asco hacia Gabe, el padrastro de Percy, por su comportamiento abusivo e insufrible. Lo mismo me ha pasado con Clarisse, hija de Ares. Cada vez que esta intentaba fastidiar a Percy me hacía sentir verdadera rabia (no la soporto, no la soporto, no la soporto.)
“Después de dos semanas en el Campamento Mestizo, el mundo real parecía una fantasía."-Percy

En definitiva, un libro ameno y ligero que se lee de una pasada, que sienta unas buenas bases para un segundo libro, con un trío de lo más variopinto y divertido que te hará reír y disfrutar de sus aventuras, y con  unos toques de mitología que te resultaran de lo más interesantes si eres un amante de este tema. Yo, por mi parte, puedo asegurar que voy a tardar muy poco en comenzar con el segundo libro de la saga, El mar de los monstruos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario